Noticias

¿Dónde está Hanan Hashemi?

El arresto de jóvenes y negación de ingreso a la universidad, es parte de la persecución  actual a los jóvenes bahá’ís en Irán.

¿Dónde está Hanan Hashemi? es la pregunta que se hacen familiares y amigos. ¿Quién es ella? te preguntarás tú. Hanan es una joven que vive en Shiraz, Irán, tiene largos cabellos castaños y rizados, gafas y estudia inglés online en un instituto de educación superior especial para los bahá’ís (BIHE) pues no pueden ingresar a las universidades en su país. 

Desde el mes de junio su profesora Sandra Lynn Hutchison, en Canadá, espera el trabajo final del curso. Hanan no lo ha hecho, no porque haya desertado, sino porque ha sido encarcelada. Su delito es ser bahá’í, creer en la paz, la igualdad de hombres y mujeres, la unidad de las religiones y la unidad de la humanidad.

Desde el 19 de julio cuando las fuerzas de seguridad iraníes, ingresaron en su hogar, requisaron todas sus pertenencias y fue detenida junto a otros 25 jóvenes en su ciudad, poco se ha sabido de ella; apenas puede comunicarse con su familia y no se conocen la naturaleza de los cargos contra ella.

Esta historia no es diferente a la de cientos de jóvenes bahá’ís en Irán que han sido encarcelados a lo largo de 40 años desde la revolución y a quienes también se les ha negado el acceso a la universidad  por instrucciones del líder Líder Supremo de la República Islámica, Alí Khamenei, redactado 1991 por el Consejo Revolucionario Supremo de la Cultura de Irán el documento, que se titula “La cuestión bahá’í”, el cual establece que “el trato que les dispense el gobierno debe ser tal que ponga freno a su progreso y desarrollo”. 

El pasado 14 de agosto se acaban de publicar las listas de acceso a las universidades en Irán, 60 nuevos estudiantes fueron privados de este derecho, pese a estar cualificados para ello. Cuando ingresaron a la web donde se obtienen los resultados del  Examen Nacional de Acceso a la Universidad se encontraron con el mensaje «expediente incompleto» sin proporcionarles ningún detalle. 

Esta dinámica es la que suelen usar las universidades iraníes,  para justificar la negativa de acceso a los estudios superiores, la única información que los estudiantes no pueden completar en el formulario es declarar cuál es su creencia religiosa, solo tienen las cuatro  opciones reconocidas por la constitución de ese país: islam, cristianismo, judaismo o zoroastrianismo.

Cuando su profesora preguntó  a Hanan qué quería estudiar en el futuro, ella respondió: “En Irán, los bahá’ís no pueden planificar el futuro”. Hanan solo quiere terminar su curso de inglés, otros jóvenes como ella quieren ser arquitectos, comunicadores, nutricionistas, logopedas, cineastas. Los jóvenes baha’ís de Irán quieren estudiar y contribuir al desarrollo de su país.

Por Hanna Hashemi y por cientos de jóvenes como ella, necesitamos pedir justicia ante las autoridades de Irán. Comparte este artículo en tus redes sociales, haz alguna declaración de apoyo. Pide a los medios y autoridades de tu ciudad que nos ayuden a llegar a más personas.

Hanan Hashemi, una joven bahá’i en Irán detenida desde el 19 de julio. Ella solo quería terminar su curso de inglés.

#BahaiRights

#HananHashemi

#YoTambienSoyBahai

#EducationIsNotACrime

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies